L'Escola de Vida

Av. Barón de Cárcer, 37, 5º, 18ª
46001 Valencia
Tel. 96 392 59 17
E-mail:pnl@escoladevida.com

Visita Virtual
Noticias

Educar desde el amor

A veces me he planteado la cantidad de tiempo y esfuerzo que he invertido en desaprender todo aquello que ya no me era útil: las creencias que no me ayudaban a avanzar, la forma de enfocar las dificultades, patrones de conducta y pensamiento que no eran ni eficientes ni útiles…al mismo tiempo pensaba… ¿Cómo sería si desde pequeña hubiese aprendido todo esto?
Mi pasión por la educación infantil parte de la ilusión de que llegue un día en el que los niños y niñas, además de fórmulas matemáticas, aprendan a ser felices, que en lugar de preocuparse por sus notas compartan los éxitos de sus compañeros, que integren lo diferente como algo normal, que aprendan según sus ritmos naturales, que aprendan a través del asombro, la curiosidad y la experimentación. Aprender desde el amor, a través de la naturaleza, desde la curiosidad innata con la que nacemos todos.
Así es como entiendo la educación infantil, como un medio para descubrir nuestros talentos y  desarrollar todas las áreas de saber del niño/a, no solo la parte intelectual sino todas sus otras inteligencias: musical, intrapersonal, interpersonal, naturalista, visual y espacial.
Entiendo que para educar en la paz, la educación misma no ha de ser competitiva, comparándonos con otros, compitiendo por la mejor nota… Cada uno tenemos un talento y, si lo ponemos al servicio del bien común, cada triunfo individual supondrá un beneficio del sistema global. En este sistema de educación el triunfo del otro es la alegría de todos.
Por eso, en mi forma de entenderlo, los educadores, padres y madres son los grandes héroes silenciosos, son los que hacen la revolución pacífica, los que creen que un mundo diferente es posible, y su cambio comienza por la educación de los más pequeños.
La tarea de educar a un niño/a es uno de los viajes más apasionantes que podemos emprender y como cualquier viaje requiere de una preparación.
Al llenar nuestra mochila el primer paso será sacar lo que llevamos de destinos anteriores y que no nos sirve para este, al igual que el bikini no nos será muy útil en Groenlandia, las creencias, valores o patrones de conducta que he ido desarrollando a lo largo de mi vida puede que no sean las que quiero transmitir a mis hijos/as.
Una particularidad de la mochila que llevamos para este viaje es que, mágicamente, al preparar nuestra mochila, llenamos la de nuestro hijo/a, así que la crianza de un niño/a puede ser la mejor oportunidad para nuestro desarrollo personal.
A través del conocimiento de diversas técnicas y metodologías educativas vamos configurando nuestro mapa de viaje. Las emociones y necesidades de nuestro hijo/a serán nuestros puntos cardinales en la brújula que todo viajero utiliza para orientarse. Si tengo claro que el desarrollo integral de mi pequeña/o es mi Norte será más claro encontrar de nuevo el camino si me pierdo.
Cuando voy a un país con un idioma distinto primero aprendo lo básico para comunicarme con sus nativos/as, para este viaje propongo el lenguaje de la comunicación no violenta y afectiva, será la más eficiente que podremos utilizar.
Mi última recomendación para comenzar este viaje, como viajera incansable, es partir del amor y la confianza. No hay botiquín de emergencia más valioso que el que contiene los ungüentos del respeto y el amor. Por eso, yo entiendo la educación como una educación desde el amor.

Mónica Lucas

Trainer en PNL y Master en Hipnosis

Auxiliar Montessori certificada AMI

Enviar email a un amigo con enlace a este artículo Last updated Tue, 19 Jan 2016 20:28:50 +0100