L'Escola de Vida

Av. Barón de Cárcer, 37, 5º, 18ª
46001 Valencia
Tel. 96 392 59 17
E-mail:pnl@escoladevida.com

Visita Virtual
Noticias

PNL y aprender a cerrar ciclos

 

Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo el cielo tiene su hora. Eclesiastés 3:1

Una de las cosas que aprendemos durante la formación de PNL es desarrollar el pensamiento procesual y entender que cada momento que vivimos es eso… un momento… una etapa puntual en nuestra vida que puede ser consecuencia de momentos y decisiones anteriores y formar parte  de consecuencias y momentos futuros. Nada es estático, y todo aspecto de nuestra vida forma parte de algo más grande, forma parte del proceso de vivir.

Muchos alumnos nos vienen con la intención de hacer un “intensivo”, emborracharse de PNL y después pretender que no haya “resaca” ni efectos secundarios nocivos para nuestro CPU (Unidad Central de Procesos, en el lenguaje informático; entiéndase nuestro cerebro y las propias sinapsis neuronales).

La vida en sí es un proceso… La formación en PNL que sugerimos desde L’Escola de Vida®, también.

La información, el conocimiento y la experiencia “metidos” en nuestro organismo en modo “express” está muy lejos de permitirnos desarrollarnos de manera ecológica para nuestra mente y cuerpo y de manera natural. Nada en la naturaleza es express, nada es intensivo, ni rápido.

Generalmente se piensa que la formación de PNL es así como un curso dónde se aprenden técnicas de comunicación y fórmulas mágicas de aprendizaje… en parte sí… y en parte es mucho más complejo porque requiere no solamente de “entender” la técnica, sino de “aprehenderla” e integrarla, es decir, involucrar durante el  aprendizaje a lo que llamamos las cuatro estructuras del ser humano : la intuitiva y creativa, la racional y pensamiento lógico, la emocional y mente biológica, y la materialización  y comprobación de que la “PNL funciona”.

Y eso requiere tiempo para permitir a nuestro sistema que vaya asimilando la nueva información, los nuevos aprendizajes y efectúe los cambios oportunos y adecuados para nuestra ecología personal. Todo a su tiempo.

Y dentro de este proceso de aprendizaje y cambio personal, también es conveniente saber cerrar etapas al tiempo que emprendemos de nuevas.

Desde L’Escola de Vida® entendemos los ciclos como el proceso de los nueve meses que dura el curso académico: a curso terminado, círculo que se cierra. Y así, entramos en otro proceso, el del verano, que aprovechamos y nos preparamos para arrancar y emprender otra aventura con nuestros alumnos en un nuevo ciclo, en una nueva etapa.

Las etapas hay que saber cerrarlas para permitirnos estar abiertos a nuevos aprendizajes, a nuevas experiencias y a nuevos cambios.

 

Siempre hay que saber cuando una etapa llega a su fin. Cerrando ciclos, cerrando puertas, terminando capítulos, no importa el nombre que le demos, lo importante es dejar en el pasado los momentos de la vida que ya se ha acabado.

Paulo Coelho

 

A menudo nos aferramos a seguir formándonos… una y otra vez… nunca tenemos bastante conocimiento ni títulos que avalen nuestro “saber”.

El saber tiene que ver con la experiencia… no necesariamente con la “titulación”, y la experiencia se genera practicando, cometiendo “errores”, “soltándonos” y asumiendo riesgos. Aprender a cerrar ciclos tiene que ver con permitirnos cambiar desde otros niveles de conciencia, permitir que lo aprendido se mezcle a modo de un buen cóctel con nuestro bagaje personal, nuestra experiencia vivencial y nuestra personalidad y a partir de ahí desatar nuestro saber potencial.

Si no aprendemos a cerrar ciclos es muy fácil tener la sensación de que llevamos, como decía aquella pequeña copla, “la vida arrastrá”, y eso no es útil, ni sencillo, ni ameno, ni productivo, porque más que empujarnos a lo nuevo, nos refrena en “lo de siempre” y ahí es donde podemos emprender un ciclo involutivo de aprendizaje. Es decir, ir p’atrás hacia abajo, en lugar de p’alante y hacia arriba.

 

Dentro de 20 años lamentás más las cosas que no hiciste que las que hiciste. Así pues, suelta amarras y abandona puerto seguro. Atrapa el viento en tus velas. Sueña. Explora. Descubre.

Mark Twain

Nosotras hemos cerrado otro curso más en la experiencia de L’Escola de Vida®. Para algunos habrá sido un curso “maravilloso de intensos aprendizajes y muy divertido”, para otros posiblemente ha sido un curso de intensos aprendizajes vivenciales pero lejos de ser “maravilloso” y mucho menos divertido. Algunos lo han dado todo… otros han dado lo mejor y otros ya han tenido bastante con haber estado en órbita durante el curso aunque fuera a trancas y barrancas.

Sin embargo llegado el momento de terminar este curso académico, es importante cerrar etapas, dejar que el verano, el tiempo de presunto ocio y la tan esperada frescura de las vacaciones dejen huella en nuestra mente y revitalicen nuestro cuerpo para empezar en un par de meses un ciclo nuevo que va a requerir, otra vez, lo mejor de nosotros.    

Al fin y al cabo formarnos en PNL puede representar un antes y un después en nuestra vida.

 

Maria Máñez

Socia Didacta de la AEPNL

http://mkpersonalpnl.blogspot.com.es/

 

Enviar email a un amigo con enlace a este artículo Last updated Mon, 18 Jul 2016 19:52:58 +0200